Jueves – Oración de la mañana

Uncategorized 667 Visitas

Padre Celestial en este nuevo día que me regalas, vengo ante tu presencia a poner mi vida y la de mi familia en tus manos, te pido nos protejas de todo mal, y bendigas nuestras vidas.

Gracias porque tu amor a sido grande conmigo, gracias por guiar mis pasos, te pido que hoy me acompañes a donde quiera que yo vaya y pueda yo ser un vaso útil en tus manos, ayúdame hacer el bien y glorificar tu nombre con mis actitudes y palabras.

Gracias por el bello hogar que me has dado, siempre has estado conmigo en todo momento, tuya es mi vida y si tu estas conmigo nada me falta.

Te pido cuides a mi familia y amigos, abrázalos con tu amor inagotable, te pido también por mis parientes que no te han conocido, ayúdales a predicarles con mi propia vida para que pronto ellos te conozcan. Este nuevo día sea tu voluntad y no la mía, amén.

Lectura Bíblica de hoy en: Proverbios 9:1-18

La Sabiduría y la mujer insensata

1 La sabiduría edificó su casa, Labró sus siete columnas.

2 Mató sus víctimas, mezcló su vino, Y puso su mesa.

3 Envió sus criadas; Sobre lo más alto de la ciudad clamó.

4 Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dice:

5 Venid, comed mi pan, Y bebed del vino que yo he mezclado.

6 Dejad las simplezas, y vivid, Y andad por el camino de la inteligencia.

7 El que corrige al escarnecedor, se acarrea afrenta; El que reprende al impío, se atrae mancha.

8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; Corrige al sabio, y te amará.

9 Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber.

10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

11 Porque por mí se aumentarán tus días, Y años de vida se te añadirán.

12 Si fueres sabio, para ti lo serás; Y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo.

13 La mujer insensata es alborotadora; Es simple e ignorante.

14 Se sienta en una silla a la puerta de su casa, En los lugares altos de la ciudad,

15 Para llamar a los que pasan por el camino, Que van por sus caminos derechos.

16 Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo:

17 Las aguas hurtadas son dulces, Y el pan comido en oculto es sabroso.

18 Y no saben que allí están los muertos; Que sus convidados están en lo profundo del Seol.

Compartir

Comentarios